Thomas y la vida

Enero 2016.

La vida tiene estas cosas. Cuando menos lo esperas, un giro sorprendente e inesperado del destino, te sitúa cara a cara ante la oportunidad de cumplir el ansiado sueño. Y así será como dentro de unos años empezarán las historias que recuerden la meteórica irrupción de Thomas en el Atlético de Madrid.

Porque nadie debe engañarse. Lo que ahora a todos nos parece un jugador imprescindible e indiscutible en el esquema de Simeone, era hasta hace muy poco tiempo una cesión segura en este mercado de fichajes de invierno. De hecho, podríamos afirmar que si Tiago no hubiese caído lesionado, el ghanés estaría al 99% a punto de firmar su préstamo al Rayo Vallecano. De no haber sido por el grave infortunio del luso, nada de esto habría ocurrido, Thomas permanecería sin haber debutado en la Liga, no habría marcado el gol que coloca a los suyos como líder en el recién estrenado 2016; éste artículo jamás se hubiera escrito. Caprichos de la vida.

Y de la nada, al todo. Thomas es actualmente uno de los hombres de moda en la Liga BBVA, ahora los titulares y las portadas se abren paso para descubrir a un futbolista con un potencial cuyo límite es difícilmente predecible. Porque, en primer lugar, Thomas posee algo de lo que muy pocos futbolistas pueden presumir: el don de la oportunidad. Y es que el canterano atlético tiene esa innata habilidad para aparecer en el lugar exacto en el momento oportuno, justo cuando los recursos se agotan para ofrecer la solución al problema irresoluble.

Desde la lesión de Tiago, Thomas ha participado en un total de 7 partidos, consiguiendo una asistencia de gol y anotar dos tantos, el último de ellos, el que le da el liderato a su equipo a una jornada de cerrar la primera vuelta de la Liga BBVA

Porque, pese a lo que a primera vista pueda aparentar el chico, no es únicamente (que también) una fuerza de la naturaleza. La inherente potencia y explosividad a su condición física, se ve acompañada por unos conceptos futbolísticos propios de un hombre 10 años mayor. No sólo es un llegador, un box to box o un agitador del juego, capaz de influir notablemente en el juego en cualquier zona del terreno de juego. Su inteligencia sobre el césped le permite, y ésto es lo más llamativo para un jugador de 22 años con apenas experiencia en la élite, dar siempre la solución correcta. Tanto con balón como sin él, su ratio de acierto en la toma de decisiones correctas sobrepasaría con creces el 90%. Lo hace todo, y todo bien.

Y para este Atlético de Madrid, al que de vez en cuando las ideas le escasean, Thomas es una bendición. Algunos ya le comparan con un tal Paul Pogba, ahí es nada. Que llegue hasta el nivel del astro francés lo veremos en el futuro, lo que sí podemos afirmar en el presente es que el caprichoso azar de la vida le ha puesto en disposición de aprovechar una oportunidad por la que ha peleado con uñas y dientes.

Thomas ha llegado para quedarse. En la ribera del Manzanares lo celebran.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s