Saúl Ñíguez es el hombre

Octubre 2015.

A nadie se le escapa que el inicio de campaña del Atlético de Madrid no ha sido todo lo brillante que se podría esperar. El imponente arsenal ofensivo del que dispone Simeone invitaba a imaginar un juego más veloz, dinámico, fluido y vertical. Sin embargo, el Atleti aún no ha desarrollado esa evolución en el juego que permita ver en el Vicente Calderón ese fútbol de vértigo, que levante constantemente al respetable de la butaca.

No reside el problema en los hombres de arriba. Los Griezmann, Jackson, Ferreira-Carrasco, Torres o Correa son auténticas máquinas de matar, futbolistas de un nivel superior capaces de resolver partidos en un abrir y cerrar de ojos. Desgraciadamente, en estos dos meses iniciales de competición no han podido mostrar su mejor versión debido a una cuestión muy simple: el balón no llega a la zona de ataque con velocidad. Pero este importante inconveniente puede estar a punto de tocar a su fin.

Y es que la segunda parte ante el Astaná fue bastante reveladora. Tiago se quedó en la caseta y tras la reanudación Saúl Ñíguez ocupó su lugar como timón del equipo. El resultado fue la respuesta que tanto tiempo llevan necesitando los colchoneros. El centrocampista ilicitano realizó una rotunda exhibición que, sin lugar a dudas, debe llevar al Cholo a situarle desde ya como titular en esa posición. Con un juego alegre y vertical, el canterano logró descifrar lo que buscaban sus compañeros más adelantados para hacerlos felices. Y eso, lo consiguió llevando el balón a la zona de ataque de la forma más rápida posible.

Con tan sólo dos toques, una finta, una pared o un pase corto, Saúl se asoció maravillosamente con Carrasco, Óliver y Correa para que estos se gustasen en los metros finales, sin tener que preocuparse de bajar a buscar el balón, disfrutando a un ritmo endiablado imposible de atajar para la zaga rival. El pequeño de los Ñíguez le cambió la habitual cara anodina al juego de su equipo por otra mucho más jovial y desenfadada, justo lo que requieren los puñales rojiblancos.

Además, para rematar la faena, y tras un espectacular gol de tacón en la primera parte, Saúl demostró que sus virtudes defensivas no tienen nada que envidiar a las de Gabi o Tiago. En ningún momento se arrugó a la hora de presionar, bregar y luchar por cada esférico e incomodar cada uno de los ataques rivales. Su imponente condición física (fue el hombre que más kilómetros recorrió en el partido con 12) le permitió estar en todas partes, en una actuación digna de los “box to box” de la Pemier y que supone una llamada de atención para un Simeone que puede haber encontrado la clave para que este Atleti sea lo que lleva buscando desde el verano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s