Leganés, la leyenda de Súper Mario

Noviembre 2015.

La gorra roja, el impoluto mono azul y el inconfundible bigote eran las señas de identidad del fontanero más famoso de todos los tiempos. En los albores del siglo XXI, entre las décadas de los ’80 y ’90, la compañía japonesa Nintendo iba a revolucionar y cambiar para siempre el mundo del entretenimiento doméstico. Limpiando tuberías, comiendo champiñones y salvando princesas, Súper Mario (se llegaron a vender más de 10 millones de videojuegos en todo el planeta) se convirtió en el icono de varias generaciones dando brincos imposibles de un lado a otro como un loco.

Coetáneo a este fenómeno de masas, pero mucho más alejado de los focos, otro Mario se iba a convertir en leyenda en la humilde población madrileña de Leganés. No tenía bigote y su indumentaria era lo más cercano a la definición de estrafalario, pero un salto inverosímil le convirtió en “Súper” y, lo que es más importante, ídolo eterno de la hinchada pepinera.

Ocurrió un 13 de noviembre de 1993. El vetusto Luis Rodríguez de Miguel sufría los rigores de un incipiente invierno y la afición arropaba a un Leganés inmerso en una horrible racha de resultados. Los hombres de Luis Ángel Duque estaban pagando la novatada en su estreno la Segunda División y eran ya 10 las jornadas en las que no se conocía el dulce aroma de la victoria. Y aquella noche parecía seguir los mismos derroteros. El arquero local Mario cometió un grave error en el minuto 80, facilitando el tanto visitante en un disparo que claramente se dirigía fuera del marco. La tragedia se mascaba una vez más y el desesperado aficionado del Lega se preguntaba cuando podría volver a sonreír de nuevo. Encontró la respuesta tan sólo 10 minutos después.

En uno de esos actos en los que resulta casi imposible discernir entre la valentía y la temeridad, Mario decidió pasar de villano a héroe. Con el árbitro a punto de certificar la derrota pepinera, la esperanza brotó desesperada ante todos los presentes en forma de córner. No lo dudó ni un instante y recorrió el terreno de juego de una punta a otra para entrar en los libros de historia del fútbol español. Lo que ocurrió a continuación se recuerda en Leganés en todas y cada una de las cenas de Navidad con gran orgullo y emoción.

Mario Soria se convirtió en el primer portero en anotar un gol en España

Como en las películas, el tiempo fingió detenerse para otorgar mayor solemnidad a lo que estaba ocurriendo. El esférico salió despedido con potencia desde el cuarto de circunferencia en busca de la testa del osado cancerbero. Probablemente el balón llevaba más velocidad de la necesaria, pero aquello no importó. En un salto de magnitudes épicas, Mario se elevó hasta el cielo de Leganés y en un vuelo descomunal desató el delirio de los presentes poniendo el balón en la mismísima escuadra en un remate digno del mejor delantero centro.

Su gesta no sólo sirvió para salvar un punto. Aquel resultado supondría un momento de inflexión en la trayectoria del equipo y, a la postre, aquel empate sería determinante a la hora de lograr la tan sufrida y merecida permanenceia en la categoría de plata. 

Además, con su fantástico gol, Mario alcanzó el honor de ser el primer portero en anotar un tanto en España, abriendo así las puertas de la gloria de ese utópico sueño a todos los cancerberos que en su interior siempre desearon cambiar los papeles y disfrutar la sensación de llevar el balón a lo más profundo de la portería rival. Y lo más importante de todo, consiguió instalarse para la posteridad en el recuerdo de una afición que lo proclamó leyenda, un icono. Como Súper Mario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s