Agosto 2015.

La sempiterna lluvia de Londres y los 60.000  espectadores que abarrotaban el Emirates Stadium fueron los afortunados testigos de la impresionante exhibición de Petr Cech. El Arsenal-Liverpool cerraban la tercera jornada de la Premier League en un encuentro vibrante y apasionante a pesar de acabar sin goles en el marcador final.

Cech sigue siendo el mejor portero de la liga

No le pesaron al cancerbero checo los 2 clamorosos errores cometidos en la jornada inicial ante el West Ham. El veterano portero quiso redimirse de su fallida presentación ante su público mostrando un catálogo de inverosímiles paradas sólo al alcance de unos pocos elegidos. Coutinho, que cuajó una actuación memorable, y Benteke, supusieron una auténtica pesadilla para la frágil e inoperante zaga gunner, fueron los principales damnificados por las impresionantes cualidades de Cech bajo el arco. Primero fue el magnífico mediapunta brasileño el que puso a prueba al ex-guardameta del Chelsea tras romper la cintura de Bellerín y golpear con violencia un balón que el arquero checo desvió al palo con la llema de los dedos. Poco después, el ariete belga era la víctima de la noche de gloria del 33 delArsenal, que realizaba una parada inverosímil sacando in extremis un disparo a bocajarro que ya se celebraba por parte de la hinchada visitante y que al final supondría salvar un punto para los suyos.

Una parte para cada equipo

Si la primera mitad fue para el Liverpool, la segunda fue claramente del Arsenal. Los de Wenger, que vieron como se les anulaba un gol legal de Ramsey en la primera parte, tomaron el control total del esférico y minimizaron las contras de los hombres de Rodgers.  Gozaron de varias ocasiones claras en las botas de Alexis y Giroud, que se toparon con una también excelente actuación de Mignolet. Sin embargo, y a pesar de contar ambos equipos con multitud de chances para inaugurar el marcador, el encuentro finalmente terminaría con un 0-0 que no sirve para mucho a ambos equipos en su objetivo de lograr algo grande este curso.

Mucho tendrán que mejorar los dos equipos tanto a nivel defensivo como ofensivo si quieren poner en apuros a los equipos de Manchester y al Chelsea