Basta ya de bromas. A estas alturas, con tan solo siete fechas por disputarse, es hora de hablar claro. El “cuento” del partido a partido ha dado sus frutos y le ha servido a Simeone para ir restándole presión a los suyos a lo largo de la temporada y para que su equipo llegue con opciones a la recta final del campeonato. Pero ya no hay quien se lo crea. Y es que, por méritos propios, el Atlético de Madrid es el máximo favorito para alzarse con el título de Liga BBVA.

La sufrida y trabajada victoria en el fortín bilbaino de San Mamés (donde F.C. Barcelona y Real Madrid han sido incapaces de vencer) no hizo sino confirmar este hecho. Pese a que el partido se le puso cuesta arriba a los colchoneros muy pronto con el tanto de Muniain, en todo momento dio la sensación de que el cuadro rojiblanco terminaría por darle la vuelta al partido y llevándose los tres puntos.

Y es que son precisamente las sensaciones que transmite el Atlético las que me llevan a afirmar que es el candidato número uno para proclamarse campeón en mayo. Desde que superase un pequeño bache de resultados en el mes de febrero, el equipo del Manzanares se ha mostrado imparable. No es que haya realizado un juego que enamore estéticamente, pero haga lo que haga el rival, siempre da la impresión de que los pupilos del Cholo van a ganar. Aunque el contrario domine el balón, aunque el juego sea tosco y feo durante muchos tramos de los partidos, aunque las decisiones arbitrales le perjudiquen una jornada sí y otra también. Pero al final, el Atleti siempre gana y en este momento tan decisivo de la campaña, esta inercia ganadora puede ser vital a la hora del desenlace final.

Ya sea con una jugada aislada a balón parado. Un golpe de suerte en el que un rechace deja el gol en bandeja. Por una parada inverosímil del gigante belga. Gracias a un nuevo gol de Costa o a un latigazo del Capitán General Gabi.

Sea como sea, da la impresión de que este equipo es invencible, de que este equipo va para campeón.